Menu

loading...

En riesgo la exportación de ganado de Colima a Estados Unidos

En riesgo la exportación de ganado de Colima a Estados Unidos

Los ganaderos de Colima se encuentran preocupados ante la falta de apoyo por parte de la Federación para cumplir con todos los requisitos que les exigen en materia de sanidad e inocuidad Estados Unidos para la exportación de ganado en pie.

Ante ello, Jorge Salazar Barragán, presidente de la Unión Ganadera Regional de Colima, explicó que, como resultado de una revisión que realizó el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, para conservar la acreditación de exportación de ganado en pie, “se nos pide que en Colima se trabaje en el barrido de la tuberculosis bovina, lo que implica hacer pruebas a todo el ganado del estado”.

En este sentido, comentó que el barrido inició el año pasado en los municipios de Comala, Cuauhtémoc y Minatitlán, con el compromiso del gobierno federal de aportar cinco millones de pesos más tres millones más de parte del Gobierno del estado.

Confirmó que la partida estatal se entregó y esos recursos se utilizaron para trabajar en el barrido durante el 2018 para cerrar la revisión en los tres municipios referidos pero no llegó el dinero que aportaría la federación.

“Hubo un replanteamiento para entregar los cinco millones de pesos para el 2019 y entonces el Gobernador se comprometió a aportar otro millón de pesos, que se hizo de inmediato, lo que permitió iniciar estos trabajos en el municipio de Manzanillo hasta casi cerrar la revisión en su totalidad en ocho días más”, resaltó.

Sin embargo, externó la preocupación de los ganaderos de que se cumpla el compromiso de la federación porque hasta el momento no han recibido ni un centavo de los cinco millones comprometidos, al Comité de Protección Pecuaria.

“Ese dinero servirá para cumplir los compromisos adquiridos para continuar con la acreditación; estamos trabajando como ganaderos y productores aportándole recursos a esta campaña, pero es necesario el recurso federal, sobre todo porque el gobierno estatal ya ha depositado cuatro millones de pesos para ejercer estas acciones en cuatro municipios, lo que ha permitido el barrido de tuberculosis del 38 por ciento de la totalidad del ganado en la entidad”, resaltó.

Indicó que este año se tiene que cerrar con al menos la revisión del 65 por ciento de todo el ganado de la entidad, trabajos que se realizarán en los municipios de Armería, Coquimatlán y Villa de Álvarez.

De esta forma el año próximo se alcanzaría la totalidad del ganado en el estado de Colima con la revisión de los animales de los municipios de Colima, Ixtlahuacán y Tecomán, razón por la que existe preocupación por que no han llegado estos recursos, lo que impediría avanzar en su programa de barrido.

 

“No nada más se prueba al ganado, que conlleva a realizar pruebas de seguimiento, despoblamiento de hatos en caso de pruebas positivas, no porque todo el conjunto este infectado, sino porque el ganado enfermo convivió con el sano”, resaltó.

Jorge Salazar aseguró que Colima no corre riesgo ante la enfermedad referida, está controlada y hasta hoy se tienen levantada solo cinco cuarentenas lo que reafirma que la prevalencia es muy baja y por tanto aún se conserva la certificación de exportación, pero recalcó que se tiene que concluir el barrido al 100 por ciento.

Indicó que junto con el Gobernador y el Secretario de Desarrollo Rural, los ganaderos han realizado la solicitud respectiva para la entrega de este recurso a través de gestiones en CDMX, para poder cumplir el compromiso adquirido.

Detalló que de no cumplir con el barrido se corre el riesgo de perder el estatus sanitario y ya no será por la responsabilidad de los ganaderos sino por la actuación de las autoridades federales.

Indicó que en México les informaron que a finales de julio se entregarán los recursos y afirmó que estarán en espera de que así sea, sobre todo porque el primer compromiso establecía que se entregaría el dinero el pasado 15 de mayo.

Reconoció que la federación ha aplicado recortes a diferentes programas para el campo y de ahí la preocupación de los ganaderos que estarán en consejo para definir lo que tendrán que hacer en caso de que no llegue el dinero.

Señalando que las consecuencias de no realizar el barrido implican el riesgo de una caída en el precio de su producto, el cierre de las exportaciones que implica una diferencia de entre cinco y diez pesos por kilo a comparación del precio que se obtiene en el mercado nacional.

Detalló que actualmente el precio para el ganado de exportación entre 47 y 55 pesos por kilo en función de la calidad del producto, raza del ganado y peso del animal, lo que deja un margen de utilidad para los ganaderos, ya que se trata de becerros en pie.

Finalmente detalló que si la federación entrega los recursos comprometido se tiene que ejercer antes del 31 de diciembre, de ahí la urgencia de que se entregue lo antes posible para poder cumplir el calendario de trabajo.

Actualmente se exporta entre el 25 y 30 por ciento del total de la producción anual de ganado, que, aunque no es una cantidad tan importante, la conclusión del barrido y la certificación sanitaria consecuente permitirá incrementar la exportación y superar la cifra de siete mil becerros exportados en el 2018 y llegar a diez mil este año.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: VDN Noticias 

volver arriba